Crónica ICAN Málaga 2013 por Nacho Osorio

Aprovecharé para hacer de estas palabras algo más que una crónica de un evento en concreto como ha sido la prueba ICAN Málaga o triatlón de larga distancia, también será la crónica de mis comienzos en este deporte que tantas satisfacciones me ha dado en tan poco tiempo.

01Nacho_natMi pasión por los deportes en general ha sido algo palpable a lo largo de mi vida y ha sido y es mi mayor placer. Siempre ha sido el motor que me ha dado fuerzas y ganas para afrontar el reto diario de vivir y disfrutar de todo lo que me rodea. Creo que se te da bien aquello en lo que pones todo lo que tienes, aquello que lo haces parte de ti y lo sientes, lo vives y lo amas.

Nunca he sido ciclista profesional aunque posiblemente haya pasado más horas subido en una bici que algunos de ellos. Siempre fui un atleta mediocre pero probablemente disfrute más corriendo en plena naturaleza que muchos corredores profesionales y hasta hace pocos años no descubrí que en el agua, a pesar de no deslizarme como un pez, sueño con ser uno de ellos.

El verano pasado decidí probar con esta disciplina que conjuga los 3 deportes que más practico con la sola premisa de disfrutar con lo que hacía y dejarlo si eso se acababa. Tras dos triatlones olímpicos y uno de media distancia mi motivación ha crecido por días y no dejo de entusiasmarme con cada entrenamiento y cada progresión.

El ICAN de Málaga fue el primer medio ironman que hacía y suponía mi primer gran reto. La semana de la gran cita, me dedique a hacer algunos kms en las distintas disciplinas con el objetivo de no perder rodaje e ir fresco pero sin sobrecargas, es decir, pocos y suaves kms. Dos días antes, debido a los nervios, me salió una contractura en las cervicales, y me surgieron dudas aunque tenía claro que estuviera como estuviera yo haría la prueba. Afortunadamente fue desapareciendo (masaje de manolo con sus potingues) y la mañana del domingo apenas tenía molestias.

La noche anterior muchos nervios y dificultad para conciliar el sueño, me levanté temprano para desayunar con tiempo, ir al baño y02Nacho_car repasar todo en mi cabeza. El material ya lo habíamos dejado el día anterior así que una preocupación menos. Llego y empiezo a ver a mis compañeros del club, nos animamos unos a otros, también nos transmitimos los nervios y nos vamos poniendo los neoprenos e irnos para el cajón de salida en la playa. Algunas fotos antes de entrar en el agua hacen que los nervios se templen un poco, en ese momento llega Juan Carlos en bici para darnos ánimos y la verdad es que se agradece, parece que cuantos más seamos más arropado te encuentras. Nos vamos para el agua y la única premisa que tenía en mi cabeza era “ir todo lo rápido que te permitan tus pies y tus manos y todo lo lento que necesite tu cabeza para disfrutar cada segundo”, es el límite que me he marcado que posiblemente me impida llegar a cotas más altas pero al mismo tiempo me deje saborear cada momento.

Salimos todos como cohetes hacia el agua, 700 personas a la vez es mucha tela, pero pronto encuentro mi espacio y marco mi ritmo, rápido pero sin forzar, queda mucha prueba. Cuando me quiero dar cuenta ya estoy saliendo camino de la transición, pierdo algo de tiempo buscando en la arena uno de los tapones del oído que se me había caído, lo encuentro y sigo rápido. La carpa es minúscula y es un caos, pero me cambio rápido  casco, gafas, dorsal y zapatillas. Cojo mi bici y respiro tranquilo, es mi medio, tengo 90 kms y mi compañera de fatiga y yo salimos como cohetes. Mis piernas van de lujo, como pistones de un tren, cojo un par de bidones de agua y listo, a rodar.

03Nacho_meta

Nada más comenzar empiezo a pasar a ciclistas como si estuvieran parados, esa sensación de rodar tan fácil me hace fuerte y me gusta. Hago un buen segmento de bici y llego a la 2ª transición, me pongo los tenis y a correr, se que lo pasare regular pero no sabía como respondería a una media maratón después de 90 kms en bici, es mi primera vez. Salgo rápido, demasiado, así que decido bajar el ritmo por si las moscas y de repente en los primeros kms de la carrera empiezan a darme calambres en el vasto interno, el cuadriceps. Me surgen las dudas, como reaccionaré?, se quitará solo?, necesitaré alguna bebida isotónica que por cierto no probé en toda la carrera?, un mar de dudas. Opté por no pensar, bajar el ritmo y premio, se fue quitando y pude de nuevo incrementar el ritmo de carrera. Iba al ritmo esperado y me conformaba (4:30 aprox) hasta que llego el km 16 o así y llegó el temido “tío del mazo” y ya mi cuerpo y mis piernas no pudieron seguir sin bajar de velocidad, con lo que me pase los últimos 5 kms a trote cochinero y sufriendo para llegar. Ahí recapacitas sobre el sentido de tanto esfuerzo y si algún día podré afrontar una distancia ironman completa, que en esos momentos te parece totalmente fuera de tu alcance.

Pero ahí estaba, la meta al alcance de unos pocos metros, el reloj marcaba el tiempo que mi cabeza tanto había calculado, ni más ni menos. Pensaba que bajaría de 5 horas pero sin excesos y así fue. Crucé la meta, me pusieron la medalla de finisher, busqué la mirada cómplice y alentadora de Ana (mi compañera, mi amiga, mi apoyo, mi novia y fotógrafa oficiosa del club, jeje) que agarraba su cámara y saludaba mientras me hacia fotos y ya estaba todo hecho, me tiré al suelo exhausto, agotado y me quedé unos segundos allí hasta que recupere las fuerzas para levantarme.

Aquí termina el Ican pero nuevos proyectos rondan mi cabeza, nuevos retos, nuevas sensaciones, esto ha comenzado y no quiero que se acabe. Agradecimientos especiales para Ana por estar conmigo en cada competición, llueva, haga frío o haya que madrugar en fin de semana y a todo mi club por hacer realidad un sueño, ya que sin ellos esto no tendría el mismo sentido.

Hasta pronto y nos vemos en meta.

Comment (1)

  1. Marta

    Esa querida amiga,tu bici! Siempre que te veía ibas en ella.;)). Con lo en forma que estas ,alcanzaras todas esas nuevas metas.muy bonita tu crónica!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *