Crónica ICAN Málaga 2013 por Juan Aljama: Físicamente listo, mentalmente preparado

Juan0Escribo desde el avión de vuelta a Bruselas donde vivo desde hace mes y medio, e intento pensar y describir lo increíble que ha sido este fin de semana.

Recuerdo el viaje de ida, cuando miraba por la ventanilla y me ahogaba en un mar de dudas mientras veía Málaga iluminada de noche. ¿Podré hacerlo? ¿Podré completar una prueba tan dura con lo poco que he entrenado? Incluso las opiniones de amigos las tenía en contra, y por mucho que no quería escucharles, al final tenían razón: era una auténtica locura. Bueno, todos mis amigos menos uno, el único que no dudo ni por un momento que podíamos hacerlo, a pesar de que él tenía tobillo destrozado.

La semana antes de la prueba me vine abajo, no encontraba la motivación ni la situación era la mejor para bajar a Málaga un fin de semana con el gasto que conlleva y sin saber tampoco si podría completar una prueba que consta de 2km a nado, 90km en bici y 21km de carrera a pie (medio Ironman).

Escribí a los miembros del Club, les expuse mis motivos para no asistir a la prueba y todos aceptaron y me animaron. Antonio, que seguía pensando que podíamos hacerlo, no aprobó mi decisión, hasta tal punto en que recibí un email con la confirmación de un vuelo ida/vuelta a Málaga y un mensaje por Whatsapp que ponía: Si pierdes el vuelo no eres mi colega. Le contesté que solo lo haría si algún día se lo devuelvo y cerramos el acuerdo.

Salida

Ahora solo quedaba prepararse y me quedaban sólo 5 días. En casa llevaba dos semanas haciendo ejercicios de cardio y aproveché los días que me quedaban para ir a la piscina. El mismo viernes que salía hacia Málaga me hice 2000m del tirón y las sensaciones eran muy buenas.

La motivación de competir con mi club, todos uniformados con los monos nuevos, el gesto de Antonio al sacarme el billete, hacer mi primer medio Ironman en Málaga, enfrentarme a un reto conmigo mismo para ver si soy capaz de alcanzar lo que me propongo… Eran motivos de sobra para poder hacerlo, y cuando llegue a casa al volver de la piscina se lo dije a Irene: ya estoy listo, físicamente listo y mentalmente preparado.

Al aterrizar a Málaga, Antonio y Marta me esperaban en el aeropuerto, y después de ir a cenar me llevaron a casa. Al día siguiente tuvimos el briefing, recogí el dorsal y ya empezaban los primeros nervios. Por la tarde, dejamos la bici y todo el material en boxer y fuimos a descansar para lo que nos esperaba a la mañana siguiente.

Me levanté a las 8:30h y al rato me recogió Manolo. Estaba tranquilo pero siempre con la duda de si podría terminar, si no me pegaría una pájara que me hiciera abandonar en el segmento de bici o lo peor, tener que parar en el trayecto a nado.

Juan4

Colocados en la salida, 741 triatletas dispuestos a tirarse al agua para el tramo a nado en la playa de la Malagueta. Sonó la bocina y todos salimos. El agua se agitaba y aunque avanzaba solo veía brazos y piernas por todos lados, cerraba los ojos y nadaba esperando que pasara tal marabunta, poder girar la primera boya y encontrar mi espacio. Al girar la boya algo iba mal, levante la cabeza para y todo se movía. Me quité las gafas y todo se movía a una velocidad que nunca antes había experimentado, y entonces tuve pánico. Me situé de inmediato y pensé: todavía no, y de nuevo me coloqué las gafas en su sitio y proseguí. Comencé a nadar y vi a Francis a mi izquierda, eso me tranquilizó, porque cada vez que respiraba le veía y sentir que había alguien de mi club al lado me dio confianza. Pasó más rápido de lo que pensaba pero cuando salí, todavía un poco desorientado, me dirigí a la zona de boxes para hacer la primera transición y en el camino pude distinguir entre la multitud a Guille, Rodri, Agu y mi hermano Kai que me animaban.

La transición fue rápida, cogí la bici y encaré el circuito que empezaba en la Farola. 90 kilómetros me esperaban por delante y con el hándicap de tener una bicicleta con la que no podía competir con nadie, con nadie excepto conmigo mismo que al fin y al cabo era por lo que había venido. El recorrido no era muy bonito, pero había gente que animaba y hacían fotos aunque no te conocían e incluso gritaban tu nombre que leían en el dorsal. Acabé la primera vuelta y pensé: un tercio del recorrido ya está hecho.

Juan3

En la segunda vuelta, conforme me cruzaba con mis compañeros de club nos animábamos los unos a los otros y eso me empujaba a continuar. Nacho era el primero de nosotros que luchaba por recortar minutos y ganar posiciones en lo que es su fuerte. Manolo le seguía a varios minutos y aguantaba un duro ritmo. Por detrás de él Carlos apretaba y a pesar de caerse pudo continuar sin problema. Francis era el cuarto del club y a pesar de haber salido casi juntos del agua notaba como aumentaba distancia con respecto a mí. Antonio que lo hizo genial en el agua llevaba un ritmo sorprendente y no daba tregua. Por detrás Javi Fiestas bajó un poco en la segunda vuelta pero consiguió mantenerlo en la última. Jorge me pasó en la segunda vuelta animando y ganó posiciones. La gente me adelantaba pero yo conocía mis limitaciones en bici y no me importaba, tenía que aguantar ese segmento y recuperar en carrera a pie que es mi punto fuerte.

La tercera vuelta se hizo más corta pensando que era la última y que una vez terminara el circuito de bici la meta quedaría más cerca, ya que la carrera a pie es lo que más puedo controlar y lo que menos me preocupaba.

Juan1Cuando llegué, solté la bici lo más rápido posible, me puse mis Saucony y salí por el paseo marítimo soltando piernas. Había que empezar tranquilo porque aunque me encontraba bien quedaban muchos kilómetros y tenía que ver como reaccionaba mi cuerpo al cambio y si notaba algo raro. Nada, después de la primera vuelta aumenté un poco el ritmo y empecé a disfrutar de la carrera, por todo lo que ya había pasado y por lo poco que me quedaba para cruzar meta. Solo de pensarlo se me ponían los bellos de punta.

Dividí los 4 tramos de la carrera a pie como me dijo Antonio y pensé en alguien a quien se lo quería dedicar. El primer tramo a Goli y mis amigos, el segundo tramo a mis hermanos, el tercero a Irene, y el cuarto y más sufrido a mi madre, que creo que es la “culpable” de que saque fuerzas de donde no tengo y pueda hacer estas cosas.

Fui adelantando gente, mucho de ellos me habían adelantado en bici pero este era mi segmento y mi prueba y a pesar de competir conmigo mismo, conseguí recortar algunos puestos en la general.

Después de girar junto a la rotonda de la nueva estación de cruceros del puerto, bajé la recta final que me llevaría a la meta. Iba a lograrlo y antes de cruzar el arco pude ver a parte de mis compañeros que estaban ahí para darme la enhorabuena. Un placer haberlo logrado junto a ellos y encantado de pertenecer a este Club.

Tiempo total: 5 horas 47 minutos 38 segundos
Posición General: 414
Posición Categoría: 75

Opinión personal: Muy contento con el resultado y mi estado tras la prueba. Después de haber entrenado desde el 1 de Octubre 12000m a nado, 200km en bici y 85,5km de carrera a pie no se puede pedir más, pero el año que viene volveré para competir después de un entrenamiento adecuado. Eso sí, si te planteas hacer esta prueba, puedes hacerlo!!! Los límites te los pones tú ;)

Juan2

Comments (2)

  1. Adolfo Fdez

    Siempre pensaré que eres un tío muy grande, no tanto como Antonio que mide casi 2m, pero muy grande :)

    Disfrutamos mucho con tus palabras tan bien ordenadas.

    Un abrazo muy fuerte desde la distancia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *